Editorial Edición No.9
Por: Lucy Valenti

Este año que comienza será un año importante para el turismo de Nicaragua pues será un año de retos que buscan consolidar como eje estratégico de desarrollo sostenible el turismo. Y nada más propicio para confirmar una visión compartida de hacia dónde queremos avanzar como país en materia turística que hacerlo justamente este año cuando las Naciones Unidas declaró el 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Mucha agua ha corrido bajo el puente en los últimos veintiséis años en materia de turismo y es verdad que se han obtenido logros importantes que han sentado las bases firmes para ahora poder saltos cualitativos claves que lleven a nuestra industria turística a un mayor nivel de competitividad mundial.

El hecho que las Naciones Unidas declaren este como el año del Turismo, es un reconocimiento internacional al aporte que esta industria hace al desarrollo económico, social y ambiental de los pueblos, “Con más de mil millones de turistas internacionales viajando por el mundo todos los años, el turismo se ha convertido en una poderosa fuerza transformadora que tiene una influencia decisiva en la vida de millones de personas. Las posibilidades del turismo de incidir en el desarrollo sostenible son considerables. Por ser uno de los principales sectores de generación de empleo en el mundo, el turismo ofrece importantes oportunidades de subsistencia, con lo que contribuye a aliviar la pobreza e impulsar el desarrollo inclusivo”, señaló el Secretario General de la ONU, Banki-moon.

Igualmente la declaratoria aspira a sensibilizar a los responsables de tomar decisiones y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando a la vez a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio  positivo. Es por ello que decimos que ha llegado la hora para que en nuestro país definamos juntos los actores claves del turismo, gobierno-sector privado-gobiernos municipales, una visión compartida para los próximos veinte años que nos permita colocar a Nicaragua en una posición privilegiada internacionalmente como destino emergente, sostenible y competitivo.

Avanzar en este camino requiere de toma de decisiones urgentes tendientes a hacer del turismo una verdadera prioridad nacional que permita avanzar más rápido, impulsar una estrategia país de largo plazo compartida por los actores clave de la industria en la cual los pilares que implican el desarrollo del producto turístico y el posicionamiento de la imagen país en el imaginario colectivo de los potenciales turistas, sean acciones vitales de la estrategia.

El anuncio realizado por la Presidencia de la República a inicios de diciembre recién pasado de la creación de un Consejo Nacional de Turismo en el cual participarán autoridades de gobierno, representantes de la alianza público-privada y empresarios del sector turístico, coordinado desde la misma Presidencia de la República nos llena de esperanzas de que finalmente el desarrollo del turismo en nuestro país recibirá la atención que merece dada su poderosa fuerza para promover el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.