Por Lucy Valenti, Directora General

Existen algunas mentes cortas de visión que cuestionan la construcción de la carretera costanera aduciendo que solo será para beneficiar a unos pocos. Mucha gente no imagina los beneficios económicos y sociales que genera la construcción de una carretera, sobre todo, cuando conecta zonas con altos potenciales productivos, tanto en el marco industrial, comercial, turístico o agrícola de una nación.

Las carreteras son inversiones productivas, con retorno rápido, seguro y bien multiplicado, dado que fomentan el desarrollo económico de las zonas que atraviesan. Ninguna sociedad puede desarrollarse al margen de un eficiente sistema de comunicación vial.

En el caso específico de la carretera costanera del Pacífico, su construcción confirma una decisión estratégica de país de hacer del desarrollo del turismo una prioridad nacional. Siempre hemos sostenido que esa carretera es vital para fomentar las inversiones turísticas en una zona del país que tiene todo para convertirse en un destino turístico capaz de competir con los mejores destinos de sol y playa del mundo, especialmente el Pacífico sur. Hoy esta zona se encuentra entre los mejores diez destinos en el mundo para retirados!!! Y además es un destino catalogado por los expertos entre los diez mejores del mundo para surfear!!!

La carretera costanera entre San Juan del Sur y Tola, como primera etapa, significa más inversiones, más oferta de productos y servicios para el turismo de alto standard lo que implica elevar el gasto promedio del turista; significa más empleos, más oportunidades para que los nicaragüenses no tengan que emigrar, más pago de impuestos, más divisas para reinvertir en programas sociales y de educación, en fin.

En conclusión la carretera costanera es una obra estratégica para el desarrollo del turismo en la zona costera del país y es una obra que merece el respaldo de todos los nicaragüenses que quieren ver nuestro país avanzar por la senda del crecimiento económico y del desarrollo sostenible.